lunes, julio 10, 2006

Las Super-Agentes

Intranquilo tras comprobar los efectos que sobre mi propio cuerpo había producido la exposición directa a la tecnología utilizada por las dos super-agentes secretas de la playa (ver POST anterior: Discovery) decidí investigar un poco más sobre el tema.

Como comentaba Rita Peich en el anterior post, no existe botón o mecanismo que acelere el decrecimiento sino que ese hecho ocurre de forma automática pasado cierto tiempo. Necesitaba volver a la playa para comprobar si ya estaba inmunizado o si por el contrario seguía siendo susceptible ante aquella radiación. Al día siguiente me reforcé la entrepierna con una capa de material reflectante (principalmente papel de aluminio) y volví al lugar de los hechos con la esperanza de que siguiesen con el experimento.
Al llegar me dirigí hacia el punto de contacto del día anterior y no encontré nada. Pensaba desistir en la búsqueda (reconozco que soy algo impaciente) cuando de nuevo sentí una agitación interior.

Estaban en el agua trasmitiendo de nuevo los pensamientos de aquellos incautos, y esta vez habían perfeccionado el equipo.

Ya no necesitaban que el Discovery realizara peligrosas maniobras para captar la señal. Habían aumentado considerablemente la potencia de los trasmisores y ya nada las detenía.


Volví a concentrar mi mirada sobre ellas y esta vez, aunque sí sentí un leve cosquilleo, no experimenté crecimiento alguno. El material reflectante que cubría mis genitales había logrado evitar la exposición al campo de influencia de aquellos aparatos. Guardé el dato en mi memoria y me alejé sonriendo de allí.

Al llegar a casa me liberé del papel de aluminio pensando que ya estaba fuera de peligro cuando de pronto alguién llamó al timbre.
Me acerqué a la puerta y pregunté.

- Vengo a hacerle una encuesta sobre la reciente visita del Papa Benedicto XVI -respondió una voz de mujer-

Abrí la puerta y allí estaba ella . Antes de que abriese la boca ya me había dado cuenta de que era otra super-agente secreta buscando leerme el pensamiento con la excusa de hacerme una encuesta.

- Sé a lo que vienes -le dije-

Sonrojada dejó caer la carpeta que traía y me confesó que era una super-agente en prácticas, que llevaba sólo unos días en una agencia mega-secreta que prefirió no nombrar para no tener que matarme a continuación y que necesitaba obtener información sobre lo que pensaba la gente sobre el Papa o la despedirían.
Me miró de arriba a abajo y observó que mi boxer ajustado se iba poco a poco despegando de la piel.

- Es debido al campo magnético que generan tus receptores -le dije señalandolos y quitando importancia al asunto-
- Pués es raro -contestó ella- Al ser super-agente en prácticas toda la información la proceso de forma oral.

Eso era desconcertante. Mi cuerpo no sólo reaccionaba debido a las emisiones de la trasmisión sino que era capaz de detectar cualquier tecnología o medio que se utilizase para lograr tal comunicación.

- ¿oral? , ¿estás segura?
- Sí claro -me contestó- ...mira como lo hago

Dicho eso, recuerdo ver como se agachaba y bajaba mi ropa interior. Luego, el acoplamiento, un calor emergente, ...un todo me da vueltas y finalmente una sucesión encadenada de fuegos de artificio imaginarios. Cerré los ojos un instante y cuando los volví a abrir ya se había marchado.

Me vació de información.
Ahora, tirado en la cama con los muslos aún pringosos sólo pienso en perseguirla, en alcanzarla en su aún confiada huída. Me quedé con tu cara -pienso- ... pero eso es lo que mi mente quiere hacer. Mi cuerpo me pide reposo. Cierro los ojos... me dejo dormir.

2 Comments:

At 10:52 p. m., Blogger Rita Peich said...

Vaya, Sombra, veo que no te lo pasas pero que nada mal en tu etapa de integración en la Tierra. Mira que si en lugar de descubrir agentes secretos te hubiera dado por fabricar tornillos junto a operarios sesentones en una fábrica perdida en mitad del campo?

Al menos me reconforta saber que le estás cogiendo al tranquillo a tu aparato genial, aunque te advierto que lo del papel de aluminio no me parece demasiada buena idea. Mira que eso refecta mucho las radiaciones, y si de rebote llegan a incidir en otra parte sensible de tu anatomía, la quemadura puede ser considerable

Y con respecto a los métodos de elimización de la erección, veo que estás tomando contacto con las técnicas más habituales. En caso de que sigas teniendo dudas, no "dudes" (valga la redundancia) en ponerte en contacto conmigo. La Asesoría Rita está siempre a su servicio

 
At 8:06 p. m., Blogger Sombra de Craken said...

Visitante Rita... las dudas son muchas y no me gustaría aburrirte con descripciones y detalles de todo lo que me ocurre respecto al tema de la activación/desactivación del aparato.

 

Publicar un comentario

<< Home