jueves, julio 13, 2006

Mis nuevos vecinos

Tengo nuevos vecinos. Se acaban de mudar a casa de una viejecita que vivía enfrente de mi ventana. Qué callado se lo tenía. Hace dos días me vino a pedir prestado un spray mata-hormigas. Si se lo llego a dejar me hubiese quedado sin el. Ayer mismo le ví regando las plantas y hoy parece haber vendido ya su casa.
Qué cosas, ¿verdad?

Lo cierto es que tengo curiosidad por conocerles. Espero que sea buena gente. Si me caen bien otro día les advertiré sobre los peligros de ir a la playa y el uso de tecnología secreta para interferir y captar nuestras ideas. Es un tema muy delicado, no puedo ir contándoselo a cualquiera.
Creo que voy a hacerles una visita ahora.

Salgo a la calle y me acerco a la puerta.
Toc Toc
(no contesta nadie)
Insisto y golpeo la puerta con más firmeza.

Al poco tiempo escucho unos pasos y oigo como se abre la cerradura desde dentro. Me abre la puerta un muchacho jóven.

- Hola chavalote (le digo)
- Mmm... (no habla pero asiente con la cabeza) Es un chico joven con pinta de empollón. No parece que le gusten las visitas puesto que apenas ha abierto la puerta y se ha situado de forma que yo no pueda flanquear la entrada.

- Bienvenidos al barrio. Soy... (dudo -con las prisas ni me he preocupado por tener un nombre)... soy... bueno, puedes llamarme "Tío Craken"

El empollón me mira de arriba a abajo.

- Verá, es que estamos ocupados con la mudanza...
- Tranquilo -le digo- ... sólo venía a presentarme por si acaso necesitais ayuda.
- No será necesario...

Presiento que la conversación se acerca a su fin.

- También quería advertiros sobre una serie de experimentos secretos que están sucediéndose en la zona y que podrían afectar a vuestra mente y a vuestro cuerpo.

Esta vez parece que he conseguido captar la atención del chico. Me invita a pasar y me pide que le hable del tema. Parece interesado en conocer detalles de mis investigaciones para no se qué trabajo de clase sobre un software revolucionario que pretende implantar en la mayor parte de los ordenadores del mundo y que podría incluir esa tecnología de trasmisión de ideas.
Lo cierto es que no sé que es eso del software... pero sí que me doy cuenta de que ese chiquillo tiene una imaginación terrible. Esta juventud de hoy...

Al terminar de contarle todo observo la gran cantidad de anotaciones que ha hecho en un cuaderno. Parece encantado con la idea, tanto que me regala una foto de su familia en señal de buena vecindad.


Que simpático el chaval (el de azul, abajo a la izquierda)... y que rara su familia.

4 Comments:

At 8:06 p. m., Blogger Rita Peich said...

Sal de ahí, corre !!!!

 
At 8:08 p. m., Blogger Sombra de Craken said...

tienen pinta de raros... pero el empollón parecía simpatico.

Alomejor se van a poner de moda esas pintas. Pienso llevarle la foto a mi peluquero para que me oriente.

 
At 3:23 p. m., Blogger Rita Peich said...

Que no, tuo, que noooo que tiene pinta de echarle saltamontes a la ensalada ... sal corriendo de allíiiiii !!!!

 
At 5:04 p. m., Anonymous Evita said...

Pero qué ha pasado aquí??? Me voy un mes de vacaciones y si me descuido no encuentro a nadie a la vuelta!!!... snif, snif

 

Publicar un comentario

<< Home